Si duda la Fiscalía en imputar a ZI ¿le temblará el pulso con Cartes? Destacado

Escrito por  Publicado en EN DESTAQUE Jueves, 13 Diciembre 2018 14:57
Si duda la Fiscalía en imputar a ZI ¿le temblará el pulso con Cartes? Sandra Quiñónez, fiscal general del Estado.

Escribe: Luis Alen.

Con ocho fiscales recusados en tres meses de chicanas en su máxima expresión, el clan Zacarías Irún sigue exhibiendo su total desprecio por la Justicia, con tal de trabar su segura ida a la cárcel. Pero lo que más llama la atención es la duda existencial que preside las acciones de la fiscala general del Estado, Sandra Quiñónez, que no da la orden para que sus agentes subalternos se animen a imputar a los, por lo visto, hasta hoy intocables miembros del clan esteño.

Todo esto, pese a los constantes y repetidos llamados de los obispos en las homilías de Caacupé, y a la presencia de la misma Quiñónez en primera fila, junto al presidente de la República en la misa central en honor a la Virgen serrana, el 8 de diciembre, para que se concluya en hechos la declamada lucha contra la corrupción y la impunidad, propugnada por Marito Abdo.

En medio de las dudas del Ministerio Público para acusar e imputar formalmente a los Zacarías por enriquecimiento ilícito, lavado de dinero y malversación de fondos públicos, además de asociación ilícita para delinquir, se dan los primeros pasos en la intervención de la municipalidad de Ciudad del Este, a cargo de la ex jueza Carolina Llanes.

Pero más allá de los primeros “hallazgos” de irregularidades administrativas, al decir del propio contralor Enrique García, quien también ha estado por CDE, lo que no se entiende es por qué dilatan los fiscales una imputación que a todas luces tiene las pruebas contundentes desde que en setiembre pasado los agentes llevaron a la capital para su análisis cajas y más cajas de documentaciones.

 

La pulseada es por el poder

Cuando ya se creía que con la intervención al municipio de CDE, aprobada en Diputados, la fiscala general Quiñónez se animaría a dar la orden de imputación al clan ZI, se confirmó que, en definitiva, todo depende de hacia dónde se incline la pulseada política  fenomenal en la que están inmersos el presidente Marito y Horacio Cartes.

La lucha es por el poder y por el control de los negocios, tanto del Estado como los del sector privado en su relación con el estamento estatal. Casualidad o no, el clan ZI maniobra astutamente entre bambalinas para azuzar esta lucha en su propio beneficio, ya que no hay que olvidar que el mismo HC ha realizado negocios con Javier Zacarías Irún, como por ejemplo en el sonado caso de la proyectada megainversión en la cabecera del puente de la Amistad para montar allí un gran hotel-casino, en terrenos del Puerto traspasados a sus socios privados por el mismo Cartes a través de un decreto presidencial en 2017.

Aparece así que la duda de Sandra Quiñónez es la duda del propio Marito, en darle el empujón final a la pulseada en detrimento de HC. Los obispos en Caacupé le dieron todavía un balón de oxígeno al presidente, con el “beneficio de los 100 días” de observación hasta que se “asiente” en el sillón de López. Pero el tiempo corre y el pueblo mismo se halla expectante de que el gobierno de Marito se distancie sustancialmente del de HC, con resultados tangibles en la lucha contra la impunidad.

Ahora están en curso tanto la intervención en CDE como la investigación del caso Messer en la comisión bicameral, a la que fue llamado ahora el expresidente HC, el viernes 14,  para decir lo que sabe en torno a los negocios turbios de lavado y demás yerbas de su “hermano del alma”.

No hay que olvidar la presencia en fotos del mismo Messer con los miembros del clan ZI durante las conversaciones y acuerdos para la gran inversión en el hotel-casino de la cabecera del Puente de la Amistad.

Frente a las pruebas tan notorias de la gran lavandería de dinero sucio en que el maridaje HC-ZI-Messer convirtió al Paraguay, la Fiscalía no podrá quedarse con los brazos cruzados ni amagar alguna operación blanqueo, porque están en juego tanto la credibilidad como la confianza en el futuro de la misma economía del país, ya que sólo resta librar la batalla final contra el lavado de dinero y el crimen de guantes blancos para alcanzar el tan buscado grado de inversión, que haga viable la venida de la inversión genuina de los capitales extranjeros no aventureros, en un clima de menor riesgo-país.

 

La sinceridad de Marito

Los obispos tampoco dudan de la sinceridad de Marito Abdo, y se lo dijeron en el desayuno posterior a la misa central de Caacupé. Pero, según monseñor Ricardo Valenzuela, titular de la diócesis cordillerana, la confianza tiene su límite, precisamente enmarcado en tanto y en cuanto se sostenga en la perseverancia y en la actitud firme de Marito que lleve a la renovación de la Justicia y la aplicación de las penas a quienes delinquieron en contra de los intereses nacionales.

He aquí donde entra a tallar la pertinencia de insistir con el procesamiento e imputación del clan Zacarías, además de llegar hasta las últimas consecuencias en la investigación del “affaire” Messer. Que el “caiga quien caiga”, que es la frase augural del mismo gobierno abdista, alcance hasta al mismo HC, depende de la citada obstinación de Marito en conseguir el objetivo trazado de “impunidad cero”.

Incluso Marito debe enfrentar casi con seguridad obstáculos dentro de su mismo entorno, que le querrían proponer un acuerdo de convivencia pacífica con HC, a cambio de gobernabilidad, lo que en buen romance significa la ya conocida propuesta cartista de “paz partidaria”, pero con el riesgo de cometer el atroz retroceso que signifique arriar la bandera más preciada de la  lucha sin cuartel contra la impunidad.

El Jefe de Estado ya va tomando los pasos para la transformación judicial, mediante el expediente de la renovación de la Corte Suprema de Justicia. Es lo que ocurre con la presentación de la terna al Senado de tres candidatos que salgan de entre los mejores posicionados por el Consejo de la Magistratura, de entre los cuales habrá alguien que cuente con la bendición de Marito, ya que no se descarta que el cartismo o el resto de la oposición también jueguen su propio partido apoyando a otras candidaturas.

La elección del reemplazante del exministro Sindulfo Blanco, destituido por el Congreso, resulta clave para que no se traben las iniciativas destinadas a reducir la corrupción y la impunidad en la sociedad paraguaya, y al mismo tiempo se envíe el mensaje de que el Paraguay ya no será tierra donde se refugien criminales internacionales o realicen desde aquí sus oscuros negocios los miembros de cárteles de la droga , el contrabando y el lavado.

A propósito, tampoco es una casualidad que el autodenominado EPP, el grupo criminal del Norte, haya vuelto a golpear varias veces y con más  miembros, durante el nuevo gobierno, poniendo a prueba la determinación de Marito de terminar con este flagelo para las fuerzas productivas de dicha región. La relación con el narcotráfico de los irregulares es innegable, porque el EPP arremete sobre todo contra la deforestación y la ampliación del cultivo de la soja, que dejan pelados los montes utilizados para las plantaciones de marihuana y no se facilitan así los distintos tráficos ilegales.

Mientras ello ocurre, parece como si la frontera noreste del país fuera una tierra de nadie, en la que los grupos criminales se balean entre sí con el objetivo de tomar el control absoluto de los tráficos.

 

Lo que indica que la tarea de limpieza fiscal, policial y judicial de Marito pasa necesariamente por terminar con la impunidad tan sostenida en los últimos años por jueces corruptos. Y principalmente por finalizar el sostén político de los traficantes.

Leer 99 veces

EDICION IMPRESA