Marito consolida poder con rotundo NO a la impunidad Destacado

Escrito por  Publicado en EN DESTAQUE Miércoles, 07 Noviembre 2018 13:30
Marito consolida poder con rotundo NO a la impunidad El presidente Mario Abado Benítez durante su visita al Vaticano con el papa Francisco.

Escribe: Luis Alen.

Un rotundo “No” a la impunidad en la Justicia ha resultado la voz de orden del presidente Mario Abdo Benítez, lo que permite la inminente caída de Javier Zacarías Irún y su imperio de 17 años en Ciudad del Este y el Alto Paraná. En ese sentido, el papa Francisco le dio un espaldarazo al presidente de la República, Mario Abdo Benítez, en su combate a la corrupción.

 

Afortunadamente para la República y la salud de sus instituciones, la trabajosa tarea de consolidar el poder dentro de la legalidad le ha posibilitado al jefe de Estado ir cumpliendo con su promesa, ya realizada antes de las elecciones, de doblegar a las roscas políticas abroqueladas en el Congreso y el Poder Judicial que pretenden seguir medrando en las instituciones públicas con el propósito de beneficiarse con los suculentos réditos de la economía “negra” y el reinado del lavado de dinero en el país.

El mayor problema para la democracia paraguaya y el buen funcionamiento de su “gobernanza” es notoriamente la impunidad judicial, por lo que la única vía para romper ese blindaje, cuyo representante por excelencia resulta el clan Zacarías Irún, lo constituye la voluntad política y la necesidad que tiene en consecuencia Marito de consolidar su poder.

 

Espaldarazo del papa Francisco

Durante la audiencia que mantuvo el presidente de la República con el papa Francisco, el pasado lunes en el Vaticano, el pontífice máximo de la Iglesia Católica le manifestó su apoyo en la lucha que mantiene contra la corrupción y le instó a continuar en su postura de “No Rotundo” a la impunidad, especialmente en la Justicia y en el Congreso.

Para cumplir con esta laudatoria voluntad de cambio en la vida nacional, Abdo Benítez debe indudablemente contar con el soporte de un poder político consolidado, pues sin dicha palanca la gobernanza se hace muy complicada a la hora de llevar a la práctica la lucha para hacer prevalecer la Justicia y el respeto a la ley.

Según el último informe del Banco Mundial sobre Gobernanza a nivel internacional, durante la era Cartes se pudo apreciar que HC tuvo bastante estabilidad política –es decir, poder consolidado- pero, contradictoriamente, su ejercicio no trajo beneficios en la lucha por la transparencia y contra la impunidad en la justicia.

Los distintos indicadores de la gobernanza, como rendición de cuentas, eficacia del gobierno, calidad de la regulación, imperio de la ley y control de la corrupción, desmejoraron en el mandato cartista entre 2013  y 2018, a pesar del aspecto indicado del buen andamiento de la estabilidad con la menor presencia de violencia política y actos de terrorismo.

Todo esto según el informe del Banco Mundial, para quien la “gobernanza” consiste en las tradiciones e instituciones bajo las cuales es ejercida la autoridad, siendo relevante la capacidad del gobierno para la efectiva formulación e implementación de políticas, en el marco del respeto de los ciudadanos y del mismo Estado al ámbito institucional dentro del cual se dan las interacciones económicas y sociales que se desarrollan dentro de la sociedad.

 

El aporte del “vice”

El hecho de haberse jugado por la alianza con Hugo Velázquez, después de las luchas contra la enmienda cartista en 2017, le está dando sus frutos a Marito, pese a que en un principio se tenía como un lastre muy pesado el hecho de que el candidato a vicepresidente de la chapa de Colorado Añetete tuviera serios cuestionamientos hasta de la misma embajada de los Estados Unidos, que hasta hoy tiene  en sus manos los datos de la “amistad” del ex fiscal adjunto de Ciudad del Este con conspicuos exponentes de los esquemas bien aceitados de lavado de dinero que son tenidos en la mira por las agencias norteamericanas que luchan contra el narcotráfico y el financiamiento al terrorismo.

Pero tras la visita de Abdo y Velázquez a Washington poco antes de la asunción presidencial, en agosto pasado, el segundo trajo a Asunción la “bendición” de la potencia hegemónica, siempre que fortaleciera la capacidad política de Marito con su fuerza política propia y sus contactos con la Justicia, para llevar adelante una lucha sin cuartel contra la impunidad judicial que es el soporte de todo el conjunto de factores que hacen al cimiento del reinado de los narcos y del lavado en el país.

Hasta el momento está cumpliendo Velázquez, a tal punto que Marito ve fortalecido su poder para enfrentar al cartismo y a sus próceres, entre ellos, Zacarías Irún y ni qué decir al mismo HC, que empieza a inquietarse por el curso de las movidas en el Parlamento, como el caso de la comisión bicameral que investiga el “affaire” Meser, presidida nada menos que por su archienemigo el senador Rodolfo Friedmann.

Llegado el caso, el curso de los acontecimientos indica que una vez que caiga ZI, el próximo a recibir el zarpazo de las investigaciones será HC, por el grado de protección que éste habría brindado también, al igual que Zacarías Irún, a los esquemas de lavado ahora bajo escrutinio tanto del Congreso como de la Fiscalía, que tuvieron como centro a la capital del Alto Paraná y que son de amplio conocimiento público, y que sólo la Justicia no se ha esmerado en esclarecer en el período de gobierno de Horacio.

Marito le devolvió la gentileza a su vicepresidente, nombrando al hermano en el comando de la Armada, una de las fuerzas con mayor poder de fuego de la milicia. No resulta un dato menor, conociendo la importancia de las Fuerzas Armadas como poder en la sombra de todo gobierno que se precie de controlar la situación en la lucha contra los narcos y los diferentes tráficos de frontera. Y no hay que olvidar el papel fundamental de los marinos y de la prefectura naval en el control de los ríos, que conforman gran parte de los límites de la República.

 

Ahora sólo falta ver la aprobación en Diputados de la intervención a la comuna de Ciudad del Este y la también muy esperada imputación de la Fiscalía al clan Zacarías Irún, como efectiva demostración tanto del poder consolidado de Marito Abdo y de que la estabilidad política también puede ser, a contramano de lo ocurrido en la era HC, un motor para el cambio en el país, a través del respeto a la ley y a las rendiciones de cuentas de los gobernantes.

Leer 54 veces

EDICION IMPRESA