Fiscales de marcas siguen apañando piratería en CDE Destacado

Escrito por  Publicado en EN DESTAQUE Jueves, 01 Noviembre 2018 11:32
Fiscales de marcas siguen apañando piratería en CDE Los fiscales de marcas realizan supuestas intervenciones en el microcentro de Ciudad del Este, pero aparentemente terminan “negociando” con los dueños de los locales donde se comercializan los productos piratas.

El negocio de la piratería sigue floreciente en la capital del Alto Paraná, Ciudad del Este, apuntado por algunos como el centro de la ilegalidad en esta triple frontera. Un grupo de fiscales y abogados serían parte de una rosca que ofrece protección a este negocio ilegal. A pesar de que la fiscal general del Estado, Sandra Quiñónez, creó seis unidades de marcas, sin embargo el resultado del combate a la ilegalidad es prácticamente nulo.

 

La piratería sigue sin ser desarticulada y cada día sus tentáculos están más fuertes, producto de la complicidad de los agentes fiscales, que en lugar de intervenir los puntos de comercialización de productos piratas, aparentemente se limitan a ofrecer protección a cambio de jugosas coimas y así continuar minando el mercado de productos falsificados.

El esquema mafioso en la actualidad está intacto, aun con el cambio de gobierno, cuyo vicepresidente, Hugo Velázquez, precisamente fue fiscal adjunto en esta región y quien supuestamente se encargó de comandar la rosca mafiosa. Tampoco la asunción de la nueva fiscal general del Estado Sandra Quiñónez hizo que las cosas cambiaran, al contrario, pareciera que quienes operan al margen de la ley están más “seguros”.de desplegar sus actividades ilícitas.

 

Secreto a voces

La existencia de un esquema mafioso que opera en  el microcentro de Ciudad del Este para proteger a los comerciantes  de productos piratas es un secreto a voces. Esta rosca estaría comandada por la pareja Horacio Bisso y Sandra Martínez, quienes tendrían directa injerencia sobre los fiscales marcarios, principalmente, sobre el delegado Adolfo Santander y Oscar Delfino, quienes son los principales involucrados en el esquema, acorde con los datos. También son parte de esta unidad los fiscales Rubén Lial, Adriana González, Miguel Vera y Julio Ortiz.

Poco después de asumir el cargo, Quiñónez había designado a varios fiscales de su confianza al frente de las unidades especializadas en marcas. Entre los mimados aparecen, precisamente, Santander y Delfino,  quienes precisamente fueron los encargados de hacer alinear a los comerciantes en un principio con la ejecución de varios procedimientos de “aprietes”, práctica comúnmente adoptada por los fiscales a fin de hacer que los comerciantes de productos falsificados finalmente paguen la coima, para así tener derecho a operar en el microcentro, según denunciaron un grupo de abogados de Ciudad del Este, que conoce muy bien cómo funciona el “negocio”.

La pareja Bisso-Martínez cuenta con un secretario que se encarga de visitar a los más de sesenta comerciantes del microcentro de la capital departamental a fin de retirar la cuota mensual, que es bastante variada, atendiendo a la magnitud del movimiento del negocio, informó nuestra fuente.

La recaudación supuestamente supera los 150 mil dólares y en parte es distribuido a los fiscales marcarios quienes solamente esperan recibir su dinero cada fin de mes. Existen versiones que incluso el dinero recaudado por la protección de productos piratas también llega a Asunción, para la corona, razón por la que no hubo determinación que pudiera terminar con el viejo esquema de protección a la comercialización de productos piratas.

 

Innecesaria seis unidades

Sandra Quiñónez, como nueva fiscal general del Estado tampoco hizo que soplara nuevo aire por esta zona fronteriza del país, donde todo continúa igual, incluso, la misma, dispuso la multiplicación de más unidades especializadas en delitos marcarios, aparentemente en su afán de tener control sobre el área de mayor recaudación en materia de coimas, que es el “mundo de las marcas”.

 

Actualmente en el Ministerio Público de Ciudad del Este innecesariamente existen seis unidades especializadas en marcas. Esto tras la disposición de Quiñónez de aumentar de tres a seis las unidades que deberían encargarse de investigar ilícitos en torno a cuestiones marcarias y contrabando, pero desde que tomaron  el cargo no han hecho nada, donde lejos de castigar e investigar a los pirateros y contrabandistas, gozan de una disimulada protección.

Leer 73 veces

EDICION IMPRESA