HC habría dado cabeza de ZI para sellar dudosa “unidad” Destacado

Escrito por  Publicado en EN DESTAQUE Jueves, 11 Octubre 2018 13:17
HC habría dado cabeza de ZI para sellar dudosa “unidad” El ex presidente Horacio Cartes habría negociado la cabeza de Javier Zacarías, como “prenda de paz” dentro de la ANR, y para el mismo ex mandatario.

Escribe: Luis Alen.

En una arriesgada apuesta, Marito aparece, quizá sin quererlo, como promotor de la “unidad colorada”, a cambio posiblemente de la impunidad para HC y los gerentes del Grupo Cartes. El cartismo ofreció en bandeja la cabeza de Javier Zacarías Irún y de otros caídos impresentables, pero la ciudadanía está vigilante para que no se concrete la maniobra.

 

Hasta en el cartismo quedaron sorprendidos cuando vieron llegar a la Junta de Gobierno de la ANR a Marito, con el fin de tender un puente con HC. Lo hacía el jefe de Estado casi con seguridad por necesidades políticas, tal vez por alguna urgencia de asegurar la gobernabilidad en medio de la seguidilla de procesos que afrontan ante la Justicia connotados integrantes del primer anillo cartista.

Pero de lo que casi ningún analista se percató es de la jugada maestra de Marito, al poner al descubierto la maniobra de HC de hacer aparecer las investigaciones fiscales contra “peces gordos” como los clanes Zacarías y González Daher, como una especie de paso necesario para la gobernabilidad tan deseada por Abdo y que, por lo tanto, éste debería estar agradecido ante la “grandeza” de Cartes.

Coincidencia o no, Marito se fue a la junta a conversar por teléfono con HC, vía intermediación del titular del partido Pedro Alliana, cuando al mismo tiempo eran allanadas oficinas y residencias de Javier Zacarías Irún, el virtual factótum del cartismo, tanto en el Senado como a nivel de la ANR, durante las “vacaciones” de 100 días que se autoimpuso Horacio.

Y las investigaciones fiscales se iniciaron con la coordinación, por supuesto, de Sandra Quiñónez, puesta al frente del Ministerio Público por el propio HC en los meses previos a su salida del poder.

Haya sido o no una movida de HC, lo cierto es que la ida de Marito a la Junta sirvió para convencer a la gente que el “pato de la boda” era ZI, como ya lo ha de saber también el mismo “líder” esteño.

 

¿La cabeza de HC a salvo?

Resulta evidente, por lo tanto, que HC ofrecería la cabeza de, por ejemplo, ZI y de Óscar González Daher, con el fin de congraciarse con el nuevo poder de Marito y, de paso, con la embajada de Estados Unidos, que monitorea en forma constante la lucha entablada contra el lavado de dinero y el financiamiento al terrorismo, y llevada a cabo con singular energía por el nuevo gobierno paraguayo.

El objetivo de HC sería llegar a un pacto de impunidad con Marito, acompañado del ropaje de conseguir la gobernabilidad en el Congreso y garantizar un disfraz de autonomía para el Poder Judicial. Incluso no se descarta que luego se llegue a una especie de empate técnico para dejar en el opa rei las sanciones contra los actuales indagados por la Fiscalía.

Ya se atisban los movimientos clásicos para las chicanas en la Fiscalía y en el Poder Judicial, por parte de los “peces gordos” investigados actualmente por enriquecimiento ilícito y lavado de dinero. Sobran ejemplos recientes del éxito alcanzado por los chicaneros, al dilatar per seculaseculorum sus procesos, dejando un tendal de juicios sin terminar.

Al mismo tiempo, se avizora en el horizonte una nueva ley de autoblindaje, supuestamente para reglamentar la pérdida de investidura, cuando la Constitución habla claramente que es potestad de una simple mayoría la destitución de un legislador pillado con las manos en la masa. Inclusive se dejaría en poder de una comisión especial el juzgamiento de la conducta de los políticos y congresistas acusados por tráfico de influencia, lo que colisiona expresamente con la misma Constitución.

El pacto de impunidad sería lo peor para Marito, lo sabe bien el presidente, ya que la ciudadanía no lo toleraría, dado el ambiente de crispación y de escraches multiplicados que se viven actualmente.

Así que la jugada cartista de ofrecer las cabezas de sus principales líderes, dejando a buen resguardo la de HC, no sería digerida fácilmente, y menos aún por las agencias norteamericanas antilavado, antidrogras y anticontrabando de tabaco, que apuntan directamente a la responsabilidad de Cartes por el florecimiento de todas estas ilegalidades durante su mandato 2013-2018.

A lo sumo, lo que se debería alertar a la ciudadanía es que, aparentemente, la suspensión de las medidas contra HC ya se estaría poniendo en marcha, a cambio de la “gobernabilidad” y de que, eventualmente, Horacio “renuncie” a su pretensión de jurar en el Senado y de hostigar a Marito en su función de gobernar, al mismo tiempo que “baje los decibeles” de un enfrentamiento virulento para la vuelta del cartismo al poder bien temprano, por ejemplo en la búsqueda de un triunfo de Honor Colorado en las elecciones para la junta de 2020, en las que el abdismo podría tener como candidato a nada menos que a Juan Carlos “Calé” Galaverna.

 

Indicadores preocupantes

Existen indicios preocupantes de que ha aflojado la decisión política de Marito por investigarle a fondo a HC, como el caso del senador Rodolfo Friedmann, cuya denuncia por contrabando de cigarrillos y lavado de dinero contra Cartes ya habría sido archivada “sine die”.

La buena noticia es que el gobierno de Marito se propone arremeter contra el “negociazo” en Petropar de los gerentes de Cartes, entre 2013 y 2018, en una movida que ya era urgente acometer, para no dejarse apabullar por los medios de prensa cartistas, que ya estaban argumentando que supuestamente se dejaba a la deriva a las nuevas estaciones de servicio del ente estatal, creadas por la anterior administración cartista para esquilmar a la petrolera.

Pero aún así, resulta inentendible la falta de investigación al tema del lavado de dinero monumental encabezado por Darío Messer en el período cartista, y que ha sido ya advertido por los Estados Unidos. Toda la trama de protección política fue encabezada evidentemente por el mismo HC y por sus compinches, apareciendo en todo su esplendor para dicho fin el prolífico maridaje con Zacarías Irún.

La nueva jefa de la Seprelad, María Epifania González, no se cansa de advertir que el Paraguay debe hacer buena letra para no ser incluido de nuevo en la lista gris de países que no cooperan en la lucha contra el lavado, mientras que el nuevo ministro de la Senad, Arnaldo Giuzzio, sigue haciendo buena letra para desbaratar a los mafiosos que insisten en que el Paraguay siga siendo el paraíso de los narcos y una gran lavandería de dinero sucio.

El descubrimiento la semana pasada de un arsenal que pensaban utilizar brasileños miembros del Comando Vermelho (CV) para rescatar a sus socios presos en la Agrupación Especializada de la Policía, es una muestra de cómo está atenta la inteligencia antimafiosa, con el apoyo de la embajada norteamericana.

Tampoco el Congreso paraguayo, posiblemente a instancias del mismo HC, ha ratificado el protocolo internacional anticontrabando de tabaco de la Organización Mundial de la Salud, que apunta precisamente a tomar medidas para conocer la trazabilidad de los cigarrillos paraguayos incautados en el exterior e identificar así al fabricante, para su procesamiento y sanción judicial posterior en cualquier país signatario de la convención mundial.

A este paso, y sin que se haya llegado aún al tan mentado “abrazo republicano” de impunidad, HC ya lleva las de ganar en la pulseada con Marito por lograr el pacto de impunidad, no precisamente a cambio de la gobernabilidad como se apunta ahora, sino posiblemente en la oferta de compartir entre ambos los beneficios de los negocios turbios que son la excelencia del cartismo y de su brazo empresarial, el Grupo Cartes.

Ojala sea sólo una visión borrosa de este análisis, porque la ciudadanía en alerta no permitiría que ocurra semejante dislate, ya que se pondría en juego el mismo futuro de los paraguayos y de sus descendientes, al quedar marginados de la consideración del mundo civilizado.

 

El gobierno de Marito empezó muy bien en materia de relaciones exteriores, al rever el traslado de la embajada paraguaya en Israel, de Tel Aviv a Jerusalén, poniéndose a tono con la comunidad internacional, que ahora le reclama también coherencia y firmeza en la lucha contra la corrupción y la impunidad, ligadas a los ilícitos más vergonzantes a nivel mundial como el narcotráfico, el tráfico de armas, el contrabando de cigarrillos y el lavado de dinero.

Leer 256 veces

EDICION IMPRESA