EE.UU. podría investigar a Cartes por el caso Messer Destacado

Escrito por  Publicado en LOCALES Miércoles, 06 Junio 2018 15:21
EE.UU. podría investigar a Cartes por el caso Messer El presidente del Paraguay, Horacio Cartes, abrazando a Darío Messer.

Escribe: Luis Alen.

Prácticamente se hace inviable que cambien de parecer los senadores abdistas con respecto a su rechazo a aportar los votos para la aceptación de la renuncia de HC, porque en los últimos días han surgido evidencias serias de que el Gobierno de Estados Unidos está convencido que se debe investigar de nuevo a Horacio y sus relaciones con el escandaloso lavado de dinero en el continente latinoamericano de los últimos años, que se ha realizado en gran parte a través de bancos norteamericanos.

La punta del iceberg de la gran lavandería en que se ha convertido el Paraguay es delatada por el caso Messer, cuya investigación inevitablemente llevaría hasta Cartes, ya que sin protección política y judicial jamás se podría haber llegado a las sumas siderales manejadas por el rey de los “doleiros” brasileños refugiado en nuestro país y que utilizaba a discreción el sistema financiero y económico nacional para lavar dinero ilegal durante la gestión de HC sin que el gobierno cartista moviera un dedo para ponerle freno.

Cuando la discusión se acentuaba en el seno de Colorado Añetete, sobre si Horacio Cartes era más peligroso afuera que adentro del Congreso, inesperadamente sobrevino el terremoto Messer, que sacudió hasta sus cimientos la estantería republicana, inclinando la balanza a favor de quienes siempre se opusieron a la jura del presidente saliente.

 

Un aviso le vino a Marito

La ruptura repentina entre HC y Marito se produjo cuando, tras la votación favorable a un impuesto bajo al tabaco aprobado con la venia de los legisladores abdistas en Diputados, el Gobierno norteamericano le hiciera saber al presidente electo que no habría condiciones para una recepción entusiasta a su visita prevista a Washington, de concretarse además el apoyo para el juramento de Horacio Cartes como senador activo.

La indicación de Washington caló hondo en el ánimo de la dirigencia del Partido Colorado, tanto en el cartismo como en Añetete, ya que el continuado apoyo en las últimas votaciones del Parlamento de parte de los disidentes abdistas a la línea marcada por el cartismo, se consideraba como el preanuncio del eventual triunfo de la impunidad en el gobierno de Marito y una señal de que no se avanzará en lo más mínimo en la lucha contra el paraíso del lavado de dinero en que se ha convertido el país en la gestión cartista.

El Paraguay se halla inmerso de nuevo en una grave crisis política que las recientes elecciones no pudieron evitar y que se veía venir sin lugar a dudas por la necesidad del nuevo gobierno de Mario Abdo Benítez de marcar una necesaria diferencia con el saliente de Horacio Cartes en materia de defensa de la institucionalidad y de lucha contra la impunidad.

El escollo para Marito y Añetete estribaba en la necesidad de contar con gobernabilidad en el nuevo período del Ejecutivo, con el concurso de los votos del cartismo en el Congreso. De otra forma, la búsqueda de gobernabilidad debería estar dada por acuerdos “caso por caso” con la oposición, lo que llegaría a un punto en que se debilitaría excesivamente el gobierno colorado abdista.

Sólo que los cinco votos que le faltan a HC para que reúna el quórum que se requiere para la aceptación de su renuncia y posterior juramento como senador activo no se concretan debido al argumento sólido de que la senaduría activa está prohibida expresamente por la Constitución para un presidente que completa su período sin juicio político, según el art. 189, y de acuerdo a la interpretación de los jurisconsultos basada en el principio del derecho público por el cual lo no escrito está prohibido, diferente al derecho privado, para el cual lo no escrito está permitido.

Pero, en definitiva, la defensa del derecho constitucional depende de la actitud valiente de la mayoría de la bancada abdista en el Senado, y pese a la opinión del propio Marito que propone de bocas para fuera aceptar la senaduría de HC ya avalada por la Corte Suprema antes de los comicios del 22 de abril.

Sin embargo, el doble juego de MAB resulta evidente, cuando el hecho consumado de la falta de votos para HC pone al país en vilo ante una situación de incerteza consumada, pero abriendo un escenario político nuevo muy complicado pero de grandes perspectivas para la consolidación del nuevo poder abdista, que no se habría producido fácilmente si corría la consolidación del poder cartista a través de la senaduría activa de Horacio.

 

¿Darío Messer en EE.UU.?

Una información “bomba” empezó a correr en el país en la noche del lunes pasado, cuando desde Brasil el portal web “O Antagonista” revelaba en exclusiva que el “rey del lavado” Darío Messer se habría refugiado en Nueva York, posiblemente para negociar con el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Mientras tanto, los abogados del “hermano del alma” de HC siguen insistiendo que su cliente se halla en el Paraguay, en carácter de prófugo, pero que podría entregarse, siempre que se le den suficientes garantías de una justicia imparcial, lo que es lo mismo decir que no confía en que los tribunales paraguayos le resulten “favorables” a sus intereses, dada la nueva coyuntura política del país en la que resalta la disminución del poder de influencia de Cartes sobre el Poder Judicial en el caso que éste sea vetado en la senaduría activa por los senadores abdistas, a instancias de la potencia mundial hegemónica.

La sorpresiva presencia de Messer en Estados Unidos, si es que se confirma, se habría dado con el acuerdo de las autoridades norteamericanas, ya que el “el rey del lavado” tiene captura internacional y habría caído al pisar suelo norteamericano. En estas condiciones, es posible que Messer haya preferido ir a “cantar” ante la justicia norteamericana, todo lo que sabe respecto al lavado internacional de dinero a través de los bancos norteamericanos, lo que desembocaría inevitablemente en el papel clave de la protección del gobierno de HC para el súper esquema de movilización de miles de millones de dólares para su ingreso al canal legal económico por medio de compras de propiedades y afines, tanto en el Paraguay como en el exterior.

Podrían darse dos escenarios para HC: que Messer se declarara responsable de todo, desvinculando a Cartes de toda relación en la trama de lavado, o directamente incrimina a HC como el factótum de todo el esquema, lo que acentuaría los argumentos de las agencias especializadas de Washington para investigarlo a fondo a Horacio como “objetivo prioritario”, tal como ya fue durante la Operación “Corazón de Piedra” entre 2009 y 2013, que lo había rotulado con la sigla en inglés de CPOT (Consolidated Priority Organization Target), o sea “Objetivo Prioritario Consolidado”, que lleva a la persona designada, como la prioridad número uno de las agencias públicas norteamericanas dedicadas a investigar ilícitos federales e internacionales, como el caso del narcotráfico, el contrabando de cigarrillos y el lavado de dinero.

La elección de HC como presidente de Paraguay llevó en 2013 al gobierno de EE.UU. a dejar en suspenso el expediente de “prioridad uno” de sus agencias, pero no cerró el caso, ya que las investigaciones han continuado sin que se llegara hasta la acusación formal por consideraciones políticas.

Una vez que deje la presidencia de la República, y Cartes convertido en un ciudadano común pero con fueros de senador vitalicio en el caso que no le salga la senaduría activa, podría volver a tener el status de CPOT, con el riesgo de entrar en el canal judicial norteamericano, lo cual podría suceder en la medida en que vayan profundizándose las investigaciones del caso Messer, según las fuentes consultadas.

Otro paso se debe dar con la conformación de una comisión de investigación parlamentaria en nuestro país, que ya fue solicitada por la senadora Blanca Ovelar, una de las más aguerridas entre los legisladores opuestos a la jura de HC. La comisión podría investigar precisamente la relación estrecha entre Darío Messer y Horacio Cartes, cumpliendo con el pedido de la justicia norteamericana.

 

Esta comisión se formaría más fácilmente estando HC fuera del Congreso, porque si fuera senador activo, el mantenimiento de su poder –sin olvidar su frondosa billetera- influiría sobremanera en los demás legisladores para soslayar el mecanismo de investigación previsto en la Constitución. He ahí la razón de porqué es mejor tenerlo fuera a HC, razonan los senadores disidentes abdistas y, por lo visto, también la embajada norteamericana.

Leer 916 veces
Modificado por última vez en Miércoles, 13 Junio 2018 14:29

EDICION IMPRESA