Abrazo republicano que huele a “blanqueo” para el cartismo Destacado

Escrito por  Publicado en EN DESTAQUE Miércoles, 10 Enero 2018 10:39
Abrazo republicano que huele a “blanqueo” para el cartismo Abrazo republicano que huele a “blanqueo” para el cartismo.

Escribe: Luis Alen.

 

El gran dilema para Marito Abdo y Colorado Añeteté es ser coherentes con lo prometido en la campaña electoral en relación a no transar con la corrupción y la impunidad representados por HC, cediendo a las lisonjas del venido a menos poder cartista en aras de la “unidad” partidaria que evite al coloradismo volver a la llanura en abril. La derrota del oficialismo republicano dejó muchos contusos por el camino, uno de ellos el jefe del clan Zacarías, Javier, a quien el mandatario ya le habría retirado el apoyo político.

 

En momentos en que por un efecto dominó se derrumba aceleradamente el omnímodo plan hegemónico de Horacio Cartes, del cual el primer magistrado hacía gala hasta poco antes de la interna del 17 de diciembre, se produce el famoso “abrazo republicano” con Marito que echa algunas sombras sobre las reales intenciones del candidato ganador de la ANR para barrer todo vestigio del sistema corrupto que permeó el aparato estatal, el Parlamento y la Justicia, durante el período de 5 años de HC.

Hay que recordarle a Marito y a los principales exponentes de su movimiento, que la gente votó claramente contra el “modelo” de concentración de poder y negocios del Grupo Cartes, y no tanto por las figuras de los representantes de Añeteté, muchas de ellas ya conocidas por el desgaste en su condición de impresentables en un palco de propaganda electoral, por no decir otras lindezas del “prontuario” de algunos dirigentes.

La difusión de los ya famosos “audios” -fonopinchazos producidos en forma exuberante por algún servicio de inteligencia con apoyo extranjero- sólo vino a confirmar lo que ya se era un secreto a voces, acerca de lo que veníamos diciendo desde hace tres años atrás, en relación a la total sumisión de la Justicia a las órdenes provenientes del nuevo “padrino”, HC. Pero el voto estaba cantado muchas semanas antes: la diferencia a favor de Marito en contra de Santi Peña era contundente, y se acercaba a los 10 puntos, como se comprobó después en las urnas.

Sólo que unos días antes del día D sobrevino el contraataque agónico de la maquinaria cartista, que hablaba de un virtual empate técnico, lo que aceleró la necesidad de publicar las grabaciones de los turbios manejos telefónicos del pillo “número tres” de HC en la lista del Senado, Óscar González Daher, cuya derrota en su propio feudo de Luque estaba asegurada también desde semanas atrás, dada la impopularidad del personaje para sus mismos vecinos, hartos de los desmanes a los que les estaba sometiendo en la municipalidad luqueña.

Lo mismo ocurría con el “número dos” de Cartes en la lista del Senado, Javier Zacarías Irún, el supuesto líder del Este, que igualmente tenía cantada su caída desde varias semanas antes, tal

como había adelantado Primera Plana, cuando titulaba a quince días de la votación que “El Clan Zacarías arrastraba en su caída a todo el cartismo”.

 

El Plan C del blanqueo

No le quitan el sueño a Horacio las resonantes derrotas que sufrieron el 17 de diciembre, tanto él como sus adláteres más conspicuos de la lista senatorial, o la estrepitosa caída de González Daher en el Senado y en el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados, e incluso el contundente aka pete sufrido con el rechazo al veto del presupuesto 2018 en el Congreso, pero sí la urgencia de asegurarse su banca parlamentaria que la tiene ganada en abril pase lo que pase, porque ya es muy difícil que se le anule un sitio en la lista colorada.

El peligro que tiene encima Cartes es que se le niegue la jura como senador, como ya le ocurriera Nicanor Duarte Frutos en 2008, como secuela de una posible mayoría opositora en el Senado que le impida avanzar con su proyecto de legislador, que es vital para sus planes de seguir vigente en la política, contar con un fuero parlamentario para el blindaje judicial e incluso ser un factótum de poder en el próximo período, con capacidad para influir sobre el presidente que asuma en agosto, sea éste Mario Abdo o Efraín Alegre.

Con la imposibilidad del rekutú en abril de 2017, HC sacó el as bajo la manga que tenía para impulsar la candidatura de su títere Santi, lo que no fue posible continuar después de la debacle de la interna. El plan A de Horacio presidente fue suplantado por el plan B de Santi presidente, que no cuajó, por lo que ahora el cartismo arma el plan C, consistente en la operación “blanqueo” para continuar en la cresta de la ola y no ser engullido por el proceso de afianzamiento del liderazgo de Colorado Añeteté en la ANR, y eventualmente por el nuevo poder de la República, si es que Marito accede a la Presidencia del país.

La estrategia consiste en ir armando una maraña de acuerdos que aseguren, una vez conocidas las posiciones finales en el Congreso tras las elecciones de abril, la composición de una mayoría favorable para otorgar a HC y a su grupo un blindaje fiscal y judicial que evite eventualmente que el “padrino” vaya a parar con sus huesos a la cárcel, o, peor aún para él, sea objeto de seguimiento de la fiscalía de los Estados Unidos, que amenazante se halla recopilando datos en la Triple Frontera sobre sus operaciones de contrabando de tabaco, lavado de dinero internacional y de sus conexiones, a través de estos negocios, con el crimen organizado o el terrorismo islámico.

Como era de prever, HC quiere seguir contando con el apoyo de sus antiguos adherentes de la aventura de la enmienda, caso Blas Llano, Fernando Lugo y demás próceres supuestos opositores, pero fervientes compañeros de ruta del continuismo cartista. No extrañaría que la operación “blanqueo” cuente además con los aportes de algunos colorados de la disidencia anticartista, que ahora están hablando de la necesidad de aunar fuerzas con el fin de conservar el poder en abril.

Para estos fines sí que HC pondrá todos los recursos posibles, ya sea estatales o de su billetera, mucho más en cantidad de lo que puso en la campaña política de la interna en la ANR, como una muestra de que prefirió mantener en reserva fondos que le servirían mucho mejor, antes que

haberlos “tirado” en una opción por Santi que estaba destinada desde el comienzo al fracaso, dado el rechazo de la figura del técnico economista y exliberal, en las huestes del coloradismo.

Pero tanto Marito como otros dirigentes cometerán un tremendo error al caer engatusados por los cantos de sirena de HC, si es que ceden ante el supuesto peligro de la llanura al no haber unidad, porque el electorado en su gran mayoría ha llegado a ser muy consciente del verdadero peligro: de que se instale el cartismo en el Parlamento, con un régimen de impunidad, para condicionar el rumbo del Gobierno en el período 2018-2023, sea colorado o liberal el titular del Ejecutivo, ejerciendo un sistema extorsivo de presiones que haría prácticamente ingobernable la política nacional en dicho lapso.

 

No esperar abril

De allí que a partir de ahora, aún a riesgo de patear contra la propia lista de impresentables colorados para el Senado, Marito no debe ceder un ápice ante Horacio, y no esperar los resultados de abril o la nueva composición del Congreso a partir de julio, para empezar a actuar. La urgencia de limpiar el Poder Judicial, la Fiscalía y el Jurado de Enjuiciamiento, es una reclamación de toda la Nación.

Ahora se puede decir también que ya están cantadas las intenciones del electorado de barrer contra las listas de impresentables de la ANR, el PLRA y el Frente Guasu, especialmente para el Senado, donde se espera el surgimiento de nuevas figuras a partir de listas de partidos menores. Por lo tanto, muy bien le vendrá a Marito para su propia chance electoral, congeniar en su proceder con las ansias de la ciudadanía de ver a sus políticos totalmente empeñados en barrer con la impunidad y los groseros manejos de algunos personajes en el Poder Judicial.

El voto a favor de Marito y Efraín en las internas de sus respectivos partidos, fue el premio a su inalterada postura contra la reelección, la enmienda y el poder autoritario de HC. Le toca ahora a ambos ser consecuentes y responder al pedido unánime ciudadano, de no parar en la lucha contra las corruptelas en el Estado, los manejos turbios del grupo de empresas cartistas en el poder y la impunidad en el ámbito fiscal y judicial.

 

La difusión de los audios es sólo una demostración de estos manejos corruptos, pero la tarea concluyente requiere de los políticos de una renovación en su pensamiento y en su práctica, para que el país siga avanzando en términos de desarrollo económico e inclusión social, con el aditamento indispensable de una administración de Justicia independiente.

Leer 282 veces

EDICION IMPRESA