HC siente orfandad de Santi y amenaza a los funcionarios Destacado

Escrito por  Publicado en EN DESTAQUE Jueves, 09 Noviembre 2017 10:00
HC siente orfandad de Santi y amenaza a los funcionarios Santiago Peña, candidato a presidente de la República / Oscar González Daher, senador nacional.

Escribe: Luis Alen.

La falta de entusiasmo en la recta final de la campaña colorada no sólo se debe al rechazo del electorado republicano al impuesto candidato Santi Peña, sino también al hecho real de que, cualquiera sea el ganador de la compulsa interna de diciembre, la división generada por el cartismo en la ANR tendrá fatales consecuencias en la pulseada con la oposición en abril. La abierta amenaza lanzada días atrás por el senador cartista, Oscar González Daher, contra funcionarios de la Dinac, no cayó bien en las bases republicanas, y lejos de atraer electores, consideran una resta.

Demasiados heridos y contusos ha provocado HC con su postura autoritaria de imponer a como dé lugar un títere suyo en la primera magistratura de la República, y, lo que es peor, ha generado la repulsa de la mayoría de los colorados con su proceder que riñe con todos los cánones democráticos al expulsar de su trabajo a funcionarios estatales que no comulgan con su proyecto hegemónico y con la lista de impresentables para el Congreso de la nación.

Al mismo tiempo, crece la incertidumbre en las carpas de Honor Colorado, al conocerse más datos respecto a la diferencia favorable a Marito Abdo en las intenciones de votos de los afiliados, por lo que Horacio Cartes no tuvo otra mejor idea que ordenar a sus principales exponentes a lanzar amenazas contra los empleados públicos que no se alinean a la fórmula oficialista liderada por Santi Peña, que evidentemente no despierta el entusiasmo de las masas republicanas.

Ya hubo numerosos casos de despidos de funcionarios de la administración estatal que no adhieren a la línea oficialista y se inclinan por la disidencia, como si HC fuera el amo y señor de la estancia llamada Paraguay, volviéndose así a los viejos tiempos de la dictadura que había sido sostenida por la misma ANR, pero que a la postre fue obligada a renunciar con motivo del golpe de 1989, adaptando sus métodos proselitistas a la democracia nacida tras el pronunciamiento cívico-militar que derrocó a Alfredo Stroessner.

Es que en toda la transición no se tienen registros de una candidatura tan artificial como la de Santi, impuesta por Horacio para seguir siendo el factótum de la política paraguaya. Los colorados saben muy bien que el títere Peña sólo cumplirá órdenes en Mburuvicha Roga, provenientes de la mansión de la avenida España, con lo cual la misma ANR tendrá más que nunca el sello de un mero instrumento electoral para que un sector empresarial liderado por el Grupo Cartes haya tomado el poder en 2013, para no largarlo más en 2018.

 

El poder hegemónico

La disidencia colorada no sólo sufre en carne propia la persecución contra los funcionarios públicos que le son afines, sino también ve cortada cualquier posibilidad de contar con holgados recursos financieros para la campaña, debido al control que ejerce el cartismo del grifo monetario, especialmente por el lado del ministerio de Hacienda y, por supuesto, de la jefatura de gabinete de la presidencia de la República, a cargo de uno de los hombres de HC, Juan Carlos López Moreira, quien antes de ingresar al servicio público era uno de los principales gerentes del grupo empresarial de Horacio, en Tabacos del Paraguay S.A.

Los empresarios que realizan negocios con el Estado son los más expuestos a la vigilancia del cartismo, para evitar que algún financiamiento vaya a los disidentes y a candidatos de la oposición, a tal punto que para asegurar que no haya “fugas” de fondos se atrasan deliberadamente los pagos por obras, e incluso hasta órdenes judiciales para que el Estado desembolse son ignoradas olímpicamente, con tal de escamotear en forma deliberada los recursos que eventualmente pueden ir a parar a la campaña opositora.

Y no es que no haya disponibilidad en Hacienda, conociendo la masiva contratación de fondos externos e internos por la vía del endeudamiento triplicado en cuatro años, y con la tendencia existente de empujar hacia arriba la presión tributaria sobre la población.

Así se puede entender la intención subyacente en el pedido de la Contraloría a cargo del opositor Enrique García, enviado a la ministra de Hacienda Lea Giménez, para conocer los números y los planes que se manejan en la cuestión impositiva a cargo de la Subsecretaría de Tributación (SET) y de la política de endeudamiento público del país, en el área de la Subsecretaría de Economía, en momentos en que, precisamente, el Gobierno de HC escamotea los pagos y los quiere realizar a cuentagotas si es posible, aduciendo falta de liquidez monetaria, a pesar de la presión tributaria y la contratación masiva de deuda.

 

Impacto social y económico

A las amenazas contra los empleados públicos y a los pagos restringidos del Estado, se les puede agregar también un factor de primer orden para evitar que el empresariado se arriesgue mucho a favor de la disidencia y la oposición, como es el temor, hasta cierto punto infundado, de comprometer recursos privados para planes de inversión, en momentos en que está indefinido el panorama de la lucha por el poder.

Uno de los primeros sectores afectados es el de la construcción, con obras viales con ritmo lento y con proyectos inmobiliarios suspendidos hasta que el mercado se normalice, una vez superado el proceso electoral, es decir, después del mes de abril próximo.

Esta situación posee una directa implicancia en el aumento del desempleo y de la pobreza, como ya lo están mostrando los guarismos de indicadores del nivel de actividad económica general, con un Producto Interno Bruto (PIB) que crece en torno al 4 por ciento anual, por el dinamismo que mantienen la agricultura, la ganadería y el comercio, pero que no se refleja en los niveles de creación de empleos, porque éstos dependen esencialmente de sectores afectados por el freno a las inversiones, como son el de la construcción vial y el inmobiliario.

En los primeros meses de mandato de HC ya se tuvo un panorama de atonía en las inversiones estatales, por su intención de no incentivar el giro de recursos hacia los sectores disidentes colorados y de la oposición en general. Ahora se repite la historia, en el último tramo de gestión, y las consecuencias son conocidas, como el impacto económico y social de una política orientada a desgastar al máximo las posibilidades de los opositores de recibir apoyos empresariales descontentos con el “Nuevo Rumbo” cartista, lo que a su vez desemboca en un paro general y peligroso de los niveles de actividad económica.

Como sólo “hay plata” en la campaña oficialista, la impresión existente es que finalmente Santi Peña y los candidatos de HC ganarán las internas por el efecto desgaste en materia de disponibilidad de recursos, pero el principal problema para la disidencia sigue siendo el día D, donde necesariamente deberá volcar ingentes recursos para compensar la fuerza oficialista, a través del control sobre las mesas de votación y la capacidad de movilización de sus adherentes.

En el caso de ganar los disidentes de Marito, queda por ver cómo quedará el apoyo de HC a la Lista 1, en cuanto a la orientación de los fondos a la campaña electoral colorada con miras a las generales de abril. Si prosigue el escamoteo de recursos, huelga decir que las posibilidades electorales coloradas se hallan mermadas frente a la oposición que va unida con la fórmula PLRA-Frente Guasu, de Efraín Alegre y Leo Rubín, si es que el actual titular del liberalismo sortea en la interna al candidato llanista Carlos Mateo.

 

De ganar la interna Santi Peña, es obvio que HC concentrará los recursos para ganar las generales a la oposición, pero sin que haya seguridad de una adhesión de la disidencia colorada, por lo que ni siquiera “la plata” cartista es garantía para ganar en abril, lo que demuestra que el bolsillo profundo de Cartes y el control sobre los recursos monetarios estatales no le son suficientes para garantizarle una victoria en 2018.

Leer 214 veces

EDICION IMPRESA