Veto de HC al subsidio es para “salvar” floja campaña de Santi Destacado

Escrito por  Publicado en EN DESTAQUE Miércoles, 09 Agosto 2017 15:34
Veto de HC al subsidio es para “salvar” floja campaña de Santi Algunos sectores políticos creen que el veto del presidente Horacio Cartes raya lo populista, porque en menos de 3 días dio un giro de 180 grados a lo que había afirmado en principio.

Escribe: Luis Alen.

Así como la “renuncia” a la reelección en abril pasado hizo nacer la actual etapa política, la decisión de Horacio Cartes de vetar finalmente el subsidio y condonación a la deuda campesina es la respuesta del presidente al renaciente bloque disidente-opositor, y en menor medida se debe a una supuesta ausencia de recursos estatales con qué satisfacer a los labriegos, cuya protesta ha tenido la virtud de revivir el arco contestatario al cartismo en el Congreso.

Pero lo más resaltante de la dubitativa actitud de HC, que en un principio habló de no vetar la ley de subsidio a la agricultura familiar ante el temor de llegar a situaciones límites de crispación social, es que se había convencido que debía cortar de raíz cualquier atisbo de “financiamiento” a la campaña de la disidencia en la ANR para las internas y de la oposición para las generales, ya que los recursos estatales destinados prima facie a los campesinos podrían ir finalmente a parar en gran parte a los bolsillos de los políticos opositores y de sus operadores.

HC mató dos pájaros de un tiro y al cortar el chorro del dólarducto a los opositores, no sólo les podría dejar sin valiosos recursos para la costosa campaña electoral, sino también estaba jugando una carta brava a favor de su delfín Santi, cuya figura no entusiasma al electorado colorado y que, por lo tanto, obligará a Cartes a desembolsar mucho más plata para mover a unos votantes remisos a ir a sufragar por un joven desconocido en las seccionales y para más datos de rancia estirpe liberal, por pertenecer a la rama de los Peña “chovy” (azules),  ya que también son conocidos los Peña “colo’o” (colorados)

El presidente también de paso recuperó su casi olvidada postura del tiempo inicial de su mandato, cuando despotricaba contra la política clientelista y prebendaria de los partidos, que aumentan cada año los gastos rígidos del presupuesto dando empleo público a sus operadores, al mismo tiempo que cobran frondosos subsidios del Estado para mantener aceitada una obsoleta forma de actuación en el escenario nacional, sin mayores resultados en las áreas sociales sumamente álgidas como salud, educación, seguridad, vivienda y asistencia al campesino.

Horacio sabía que podía sacar rédito político de su veto al subsidio a los campesinos, pero con el riesgo de hacer más virulenta la protesta de los hombres de campo, que se han movilizado en la capital por tres semanas, causando molestias al desenvolvimiento ciudadano de los habitantes de la gran urbe.

 

La pelota volvió al Congreso

La pelota “tatá” (de fuego) del subsidio-condonación al campesinado volvió al Congreso, pero independientemente de que sea aceptado o rechazado el veto presidencial, lo cierto es que la problemática social subyacente casi fue olvidada, para volver a poner en vilo a la sociedad, por enésima vez, por causa de la lucha por el poder entre el cartismo y sus oponentes de la disidencia colorada y de la oposición en general.

Es que Cartes recela casi por instinto de supervivencia de un bloque opositor unido, con el aporte adicional de la disidencia colorada, que en diciembre ya le podría dejar fuera del centro de decisiones políticas, con una derrota electoral.

El voto favorable al subsidio renovó el impulso al anticartismo, con Fernando Lugo y Blas Llano volviendo al redil opositor, ambos necesitados de adherir a una causa popular y borrar así aunque sea parcialmente sus desgastados liderazgos por haber apoyado la enmienda a favor de HC. Lugo, por ser una de sus banderas la solución a la problemática campesina, y Llano, al tratar de recuperar por lo menos en parte a sus bases en el interior que le reprochan su exagerada complacencia con los dictados cartistas, tras haber dejado al mismo tiempo un amplio espacio para el fortalecimiento de su archirrival Efraín Alegre, muy beneficiado con el aprecio de las huestes liberales por su enérgico rechazo al plan hegemónico de HC.

Habrá que ver ahora cómo maniobra Horacio para doblegar el frente opositor y evitar que sea rechazado el veto presidencial. Según algunos comentarios, no existirían los 23 votos en el Senado y los 41 en Diputados, que son necesarios para mantener con vida el subsidio a los campesinos, aunque también los opositores deberán moverse bastante, en aras de su misma supervivencia, atendiendo al hecho de que un financiamiento como el que se proyecta no les vendría nada mal.

Como ya ocurrió poco después de “renunciar” a la reelección, HC aprovecha el veto al subsidio campesino para arremeter con todo contra la oposición y la disidencia. Con ésta última trata de llegar a un acuerdo intermedio que lleve la asistencia a un tope racional de unas 50 mil familias agricultoras de bajos recursos, con refinanciación de deudas y promesa de mayor asistencia técnica, incluyendo a los labriegos que fueron afectados por las últimas heladas.

Se utilizarían para ello unos 50 millones de dólares de la reciente emisión de bonos soberanos por 500 millones de dólares, a ser manejados por el Crédito Agrícola de Habilitación (CAH), con el agregado de 20 millones para el Ministerio de Agricultura y Ganadería, pero todo controlado muy de cerca por el Gobierno y por los operadores del oficialismo en el campo.

Se está en presencia evidentemente de una estrategia política destinada a no dejar un solo centavo en manos de los opositores, pero resulta de todos modos un oportuno salvataje para los agricultores más apremiados por la pobreza en los fundos menores de 30 hectáreas. Sin embargo, no es lo que esperaba la oposición en su conjunto, ávida como está de “efectivo circulante” en el campo, con miras a la campaña electoral en la que deberá enfrentar al “señor de los bolsillos”, HC.

Además, está flotando en los mentideros políticos la sospecha de que el oficialismo colorado está preparando un gran fraude electoral en las internas, y posiblemente también en las generales, con una carga masiva de urnas, debido a que la oposición “rentada” podría prestarse al desaguisado en el día “D”, dejando que el cartismo campee a sus anchas en los lugares de votación, con la confección de actas truchas que luego serían validadas por una Justicia Electoral sumisa a las órdenes cartistas.

Mientras tanto, los campesinos son los auténticos “convidados de piedra” en la pugna por el poder entre HC y sus oponentes, tanto disidentes colorados como la oposición en su conjunto, incluyendo a liberales e izquierdistas.

En principio, existe el convencimiento de que una causa justa como la búsqueda de solución a la pobreza campesina, debe comenzar por el subsidio, pero con un control estricto del destino de los fondos del Estado, y no como se propone en el proyecto de ley, en el que incluso no se sabe con qué mecanismo se orientarán los recursos, al no conocerse por anticipado la lista de las familias afectadas, lo que podría llevar a montos siderales la asistencia del subsidio.

 

Mario Ferreiro se retira

El intendente de Asunción, Mario Ferreiro, finalmente optó por descabalgar definitivamente de una aspiración presidencial para 2018, dejando la cancha libre para que Efraín Alegre aglutine un gran frente opositor.

Pero Ferreiro dio a entender que su renuncia a la candidatura obedece precisamente al hecho de que la oposición no es capaz de armar dicho frente, lo que lleva a la conclusión de que el cartismo o la ANR tienen todas las de ganar en abril próximo, más aún cuando se sabe, según las encuestas, que el dirigente febrerista es el más cotizado en las intenciones de votos.

Ahora llamativamente se retira de la carrera, de tal forma que el “caballo del comisario”, Santi Peña, se sienta más a gusto en la competencia que tiene su primera posta en la interna del 17 de diciembre de 2017, para después empalmar con la elección general del 22 de abril de 2018.

 

Antes deberá derrotar a Marito Abdo, y las primeras escaramuzas entre cartismo y disidencia ya se están dando con una fuerte pulseada por el subsidio a los agricultores, aunque ninguno de ellos habla todavía de las soluciones de fondo para la gran problemática social-campesina, como se puede notar en los debates por TV entre ambos.

Leer 222 veces

EDICION IMPRESA