Malestar de EE.UU. por el plan hegemónico cartista Destacado

Escrito por  Publicado en LOCALES Jueves, 15 Junio 2017 09:08
Malestar de EE.UU. por el plan hegemónico cartista Horacio Cartes, presidente de la República / Donald Trump, presidente de EE.UU.

Escribe: Luis Alen.

 

En Estados Unidos no les hace ninguna gracia a los sectores de inteligencia y de monitoreo de asuntos exteriores relacionados a la seguridad nacional, la persistencia de Horacio Cartes en torcer los mecanismos institucionales como para perpetuarse en el poder, aunque sea a través de su alter ego Santi Peña en la presidencia pero con una mayoría parlamentaria dispuesta a seguir “enmendando” la Constitución Nacional (CN) a satisfacción de los mandatos del “patrón”, así como ocurrió el miércoles último, con la modificación del reglamento interno en la Cámara de Diputados.

Pero ¿por qué resulta tan importante para EE.UU. el mantenimiento de la institucionalidad en el Paraguay, a diez mil kilómetros de Washington? Es porque tanto en el Departamento de Estado, en el Congreso y en los organismos encargados de la lucha contra el terrorismo y los grupos criminales organizados, las maniobras del cartismo para establecer el “unicato” al margen de las disposiciones constitucionales, representan una peligrosa amenaza por la visible relación que se ha detectado en nuestro país entre el poder político, el narcotráfico, el contrabando, la delincuencia organizada y el terrorismo fundamentalista musulmán representado por la milicia libanesa Hezbollah, con fuerte posicionamiento en la colectividad árabe de la Triple Frontera.

Tanto HC como su grupo de gerentes en todo momento han tratado de minimizar estos hechos cruciales para su futuro, aduciendo que las actividades económicas y comerciales del Grupo Cartes, entre ellas las de Tabacalera del Este (Tabesa) se realizan dentro de las leyes paraguayas, y que si sus cigarrillos han caído en el exterior por operaciones ilegales, se ha debido a la actividad de contrabandistas que han venido a comprar en nuestro territorio dichos artículos, producidos según las leyes paraguayas comerciales y marcarias, por lo que los fabricantes no tienen nada que ver con estas actividades delictivas transnacionales, lavándose olímpicamente las manos cual Poncio Pilatos.

Advertencia de sanciones

La reculada de HC en su propósito de enmendar en forma ilegal la Constitución para permitir su reelección, tuvo lugar tras el claro mensaje proveniente de Washington de la reanudación posible de la operación “Corazón de Piedra”, con el fin de investigar las actividades de contrabando y el lavado de dinero, con los cigarrillos y las conexiones con el narcotráfico, que estarían en el trasfondo del gran negocio tabacalero de Cartes, tanto en el Paraguay, en la Triple Frontera, en el Brasil, la Argentina, en el resto de Latinoamérica y hasta en los Estados Unidos.

La amenaza de más sanciones también se está escuchando en los corrillos políticos de la capital norteamericana, especialmente en el Congreso, en el caso que efectivamente el cartismo siga con su propósito de avasallar las instituciones paraguayas con el fin de permanecer en el poder, esta vez ya con un jefe de Estado digitado, convertido HC en un “hombre fuerte” con una posición dominante en el Congreso, a través de una silla en el Senado.

La persistencia de Cartes en desafiar a la potencia hegemónica mundial probablemente se basa en la impresión que tiene de que EE.UU. no tomará ninguna medida fuerte, en la medida en que el cartismose autoerija como una especie de garantía de estabilidad política en el corazón de Sudamérica, así como un parapeto contra la insurgencia izquierdista y el creciente poderío de la delincuencia trasnacional, a partir de los crecientes golpes del Primer Comando da Capital (PCC) y el mismo Hezbollah, ambos con base sólida en la Triple Frontera, como se ha demostrado últimamente.

Sin embargo, estos argumentos no convencen a las agencias norteamericanas que operan con sus elementos en la Triple Frontera y en Latinoamérica en general, a pesar de que el “lobby” cartista es fuerte en el Congreso de Washington y en los gobiernos vecinos, además del Vaticano y entre algunos exponentes de la Iglesia católica paraguaya.

Hasta se ha conocido la intención de Cartes de desprenderse de la molestosa compañía de Javier Zacarías Irún y del clan familiar de éste, con tal de causar alguna satisfacción a los agentes de Donald Trump que presencian con mucha inquietud los frutos del “maridaje” HC-ZI en Ciudad del Este, con el resultado de la consolidación, en los últimos años, del lavado de dinero procedente de tráficos ilícitos, y que estaría alimentando nada menos que la financiación del terrorismo internacional en la Triple Frontera a través de la milicia pro-iraní Hezbollah, según los informes de inteligencia norteamericanos.

Mientras intenta Cartes deshacerse del presidente de la Cámara de Diputados, Hugo Velázquez, haciendo prevalecer una mayoría por medio de la alianza “pro enmienda” del cartismo colorado, el llanismo liberal y el izquierdismo luguista, su objetivo es volver a copar el Consejo de la Magistratura con el fin de influir en forma decisiva para el nombramiento del nuevo fiscal general.

Esta demostración de poder no agrada de ninguna manera a Estados Unidos, porque implicaría solventar el reino de la corrupción y la impunidad que tanto le hace bien al creciente poderío de la milicia Hezbollah y a sus adláteres del crimen trasnacional, como el brasileño Primer Comando da Capital (PCC)

Estos temas han sido tratados en la reciente visita que realizó el senador Mario Abdo Benítez a altos funcionarios en Washington D.C., después que hace unas semanas también hizo lo propio el actual titular de Diputados, Hugo Velázquez, que corre el peligro de ser desplazado por orden de HC. No es coincidencia que ambos ahora están juntos en la chapa disidente para enfrentar al cartismo en la interna colorada del 17 de diciembre.

Golpes letales

La administración Trump tiene bien clara la película sobre la amenaza global que representa el Islam radical patrocinado desde hace varios años por Irán, con fuertes ramificaciones en Latinoamérica y particularmente en la Triple Frontera, donde estaría uno de sus santuarios comerciales proveedores de recursos para financiar sus actividades ilícitas.

Lo peor es la convergencia que existe entre el terrorismo con inspiración iraní y la delincuencia organizada trasnacional en América Latina, lo que constituye una amenaza muy grave para la seguridad nacional de los Estados Unidos.

En la Triple Frontera, los partidarios y operativos de Hezbollah participan en actividades ilegales que generan decenas de millones de dólares para el terrorismo libanés de Irán, mientras que lavan dinero para el crimen organizado local. En algunos casos, sus operaciones de blanqueo de capitales basadas en el comercio se extienden a los Estados Unidos, lo que representa una amenaza directa a la integridad de su sistema financiero, explican los organismos de inteligencia norteamericanos.

Estas mismas agencias, entre ellas la DEA y el organismo encargado de combatir el lavado de dinero dependiente del Departamento del Tesoro, han urgido a la Casa Blanca y al Congreso aplicar sanciones por la creciente amenaza, indicando que desde 2006 prácticamente no se ha hecho gran cosa para contener a estos grupos radicales, a pesar de las evidencias de su accionar peligroso en la Triple Frontera.

La ofensiva iniciada por Estados Unidos con el fin de combatir el poderío iraní en el mundo, se ha concentrado en el Golfo Pérsico y el Medio Oriente, con la última decisión de aislar al emirato de Catar, acusado de favorecer el terrorismo chií, del cual resulta exponente principal la milicia Hezbollah.

De allí que las miradas del Tío Donald vengan ahora hacia el Paraguay y específicamente la Triple Frontera. Los informes de inteligencia que llegaron al despacho oval de la Casa Blanca indican que en el área tripartita,Hezbollah se ha beneficiado de un ambiente permisivo donde los funcionarios locales corruptos se confabulan con la milicia libanesa para su propio beneficio.

Aquí los norteamericanos traen a colación una investigación de 1.200 millones de dólares sobre lavado de dinero realizada por las autoridades paraguayas el pasado mes de noviembre y que el informe 2017 del Departamento de Estado cita como evidencia de corrupción en Paraguay, al mismo tiempo que ofrece pruebas del lavado de dinero en la Triple Frontera y un encubrimiento de las autoridades locales. Fuentes de inteligencia supieron que las compañías investigadas recibieron un aviso con 48 horas de anticipación sobre las órdenes de búsqueda contra ellos, con el fin de estar prevenidos.

Funcionarios estadounidenses familiarizados con el caso se quejaron en privado de un obstruccionismo posterior en los niveles más altos de poder, impidiendo que los organismos de aplicación de la ley estadounidenses intentaran acceder a los archivos. Las ofertas de cooperar de los Estados Unidos fueron rechazadas cortés pero decididamente.

De acuerdo con los agentes norteamericanos, no se puede confiar en las autoridades paraguayas para hacer frente al desafío de las finanzas terroristas de Hezbollah, debido a una mezcla de incompetencia y complicidad. Las redes de Hezbollah y sus socios criminales locales utilizan su riqueza adquirida criminalmente para comprar influencia política, asegurando así su impunidad.

Sólo los Estados Unidos pueden romper este estrangulamiento y causar graves daños tanto a los terroristas como a sus socios criminales. Es por eso que también debe apuntar a las instituciones financieras locales por facilitar el financiamiento del terrorismo, infligir sanciones a los proveedores de servicios, poner en la lista negra a políticos y fiscales corruptos y restringir su acceso al sistema financiero estadounidense e incluso a los Estados Unidos negando visas y congelando activos.

Hasta ahora, los habilitadores locales no han pagado ningún precio significativo por su colusión con el terrorismo aliado con los grupos criminales trasnacionales. Las severas sanciones de Estados Unidos que les lastiman en su bolsillo y su estado público crearían fuertes incentivos para revertir la situación actual, sugieren los agentes de inteligencia.

 

 

Leer 24686 veces
Modificado por última vez en Miércoles, 21 Junio 2017 14:20

EDICION IMPRESA