Seis de cada 10 mujeres presas están en la cárcel por narcotráfico Destacado

Escrito por  Publicado en EN DESTAQUE Jueves, 18 Mayo 2017 10:32
Seis de cada 10 mujeres presas están en la cárcel por narcotráfico El narcotráfico es la mayor causa que lleva a mujeres hasta los penales del país.

El 14,4 por ciento de las mujeres privadas de su libertad provienen del Alto Paraná, según revela el resultado del censo de mujeres privadas de libertad,  realizado por el Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura (MNP).

 

La mayoría  proviene  de barrios de Ciudad del Este y  Presidente Franco, ubicados en la ribera del río Paraná. Esto tendría directa relación con que 6 de cada 10 mujeres, están recluidas por narcotráfico.

Recordemos que a lo largo del río Paraná, entre el barrio San Rafael y el puerto Tres Fronteras operan más de 200 puertos clandestinos, desde donde se trafica todo tipo de estupefacientes. También hay registros de internas provenientes de Minga Guazú y Hernandarias.

Del total de internas de la Penitenciaría de Mujeres Juana María de Lara de Ciudad del Este, que tiene 88 internas, el 17 por ciento está por transgresión a la ley 1340, que reprime el tráfico ilícito de estupefacientes y drogas, 16 por hechos punibles contra la persona y 13 por hechos punibles contra los bienes de la personas. Pero al ser consultadas si consumían drogas al entrar a la cárcel, el 95,2 por ciento dijo que no.

Otro aspecto que llama la atención en el informe es que la mayoría de las suspensiones de las audiencias de las internas del penal local es por ausencia del juez, en 33,3 por ciento, seguido por la ausencia del defensor o defensora, en un 25,6 por ciento, luego está la ausencia del fiscal, en un 12,8 por ciento, falta de vehículo, en un 10, 3 por ciento y la ausencia del fiscal, juez y defensor, en conjunto, en un 17,9 por ciento.  

“La responsabilidad de las suspensiones de las audiencias recae en el Poder Judicial y el Ministerio Público, principalmente. En menor medida, en la administración penitenciaria, cuando no se dispone de vehículos suficientes o de combustible para efectuar los traslados hasta los juzgados respectivos”, señala el documento.

Estos datos corresponden a un censo realizado por la MNP que abarcó Asunción, San Pedro, Ciudad del Este, Misiones, Coronel Oviedo, Pedro Juan Caballero, Concepción, Encarnación y Villarrica. Se entrevistó a 785 reclusas, lo que representa el 96,5 % del total de la población a la fecha del cierre del trabajo de campo.

Otra parte del informe refiere que el 60,5 por ciento de las mujeres se encontraba estudiando alguna carrera, profesión y oficio al momento de su privación de libertad. En el caso del penal de mujeres de Ciudad del Este, el 19,5 por ciento dijo que no se encontraba estudiando. En cuanto a estudios de mamografía, la tasa más alta de respuestas positivas se dio en el penal local, con 42,1 por ciento, seguido de Pedro Juan Caballero y Misiones con 37, 5 por ciento.

El trabajo también revela la crítica situación de las internas de las cárceles, señalando que  el 74 por ciento de las reclusas, al momento de la entrevista, aún no contaba con una condena. “El indicador: reclusos sin condena revela el preocupante abuso de la prisión preventiva como un instrumento de seguridad y de control interno, a despecho del derecho de las personas a ser juzgadas sin demora o -en su defecto- ser puestas en libertad”, refiere el informe del MNP.

Otro dato revelador es que el 87,65 por ciento son madres y el 44 por ciento indicó haber sido víctima de violencia doméstica, de los cuales en el 69,4% de los casos ocurrió en presencia de sus hijos, y en 1% de los casos estando embarazadas. En el 43,2% de la denuncia se realizó hasta 12 veces. El 0,8% mató a la persona que le maltrató.

Entre los principales oficios sobresale que el 27,5% que trabajaba antes de su detención lo hacía como vendedora, el 16,3% era empleada doméstica, el 5% contaba con negocio propio (despensa), y 4,7% era ama de casa.  Entre los oficios referenciados con menor frecuencia se encuentran también: limpiavidrios, cuida coches, vendedora de droga, traficante, recicladora, manualidades, trabajadora sexual o en casa de citas, entre otros.

El 60,5% de las mujeres se encontraba estudiando alguna carrera, profesión u oficio al momento de su reclusión. El 20% de las mujeres privadas de libertad manifestó haber sido víctima de tortura y malos tratos en las penitenciarías. Igualmente, seis de cada diez mujeres se encuentran recluidas en el sistema penitenciario por una causa de narcotráfico y esta tendencia se observa en casi todas las penitenciarías y circunscripciones judiciales de la República.

 

El MNP fue creado por la Ley 4288/2011, conforme al mandato del Protocolo Facultativo a la Convención contra la Tortura, para prevenir prácticas de tortura y proteger a las personas privadas de su libertad o en situación de encierro que pudieran sufrir tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes. Tiene por objetivo promover la vigencia de un Estado que prevenga la institucionalización de la tortura e impulsar la participación ciudadana para la plena vigencia de los derechos humanos.

Leer 214 veces

EDICION IMPRESA