HC y ZI en lista del Senado traerá más división en ANR Destacado

Escrito por  Publicado en LOCALES Jueves, 18 Mayo 2017 10:25
HC y ZI en lista del Senado traerá más división en ANR Horacio Cartes / Javier Zacarías.

Escribe: Luis Alen.

Una imagen no muy convincente, tanto para el electorado como para gobiernos extranjeros, será la continuidad de la íntima relación del maridaje HC-ZI, esta vez en el Senado de la República, con el fin de fin de seguir manejando el hilo de los negocios, santos y no tan santos. Pero, en las bases coloradas hay una fuerte resistencia a la figura de Javier Zacarías Irún, quien, en los últimos tiempos, perdió credibilidad, por involucramiento en hechos de corrupción.

Mientras Horacio Cartes está a punto de confirmar a Santiago Peña en la candidatura presidencial oficialista, lo peor que podría ocurrírsele es llevar al Congreso a los exponentes del clan Zacarías, con lo cual en vez de sumar votantes los haría huir, especialmente en los comicios generales de abril.

Pero, al parecer, a HC no le queda más remedio que enderezar la averiada nave de Honor Colorado con los devaluados aportes de exponentes “escombros” como son el ex oviedista Javier Zacarías Irún y el ex stronista Darío Filártiga, a la vista del poco entusiasmo desatado en las bases por la precandidatura presidencial de Santiago Peña.

Los nombres citados son números puestos en la lista nacional del Senado, a falta de confirmación del propio HC, que sigue pensando en el veto de Estados Unidos, no sólo a su “rekutu” en el sillón de López, sino también para una posible candidatura como senador, habida cuenta de la amenaza que tiene de una posible reapertura de sus expedientes en las agencias norteamericanas antidrogas y antilavado de dinero.

La presencia de ZI encabezando la nómina senatorial provocaría más fugas de dirigentes hacia las carpas disidentes y ni qué decir de los votantes, tanto en la interna como en la elección general, porque el mayor peligro para Honor Colorado proviene de los electores nacionales a través del voto castigo al que sería sometido el presidente, de persistir en su obsesión por el poder, esta vez controlando el Senado y el Congreso, con el fin de continuar con los negocios legales, grises, oscuros o turbios.

 

Estabilidad vs. Ingobernabilidad

El Gobierno cartista también tiene el peligro creciente de que las deserciones en Honor Colorado le resten apoyos en la actual composición en el Congreso, corriendo el riesgo de que la gobernabilidad conseguida en los últimos años se vaya al tacho.

Pese a esta contrariedad, la oferta de Cartes al electorado es muy notoria en cuanto a la estabilidad macroeconómica futura que se presagia con el manejo fiscal equilibrado que promovería un gobierno comandado por el economista Santiago Peña, un hombre formado en la escuela del Fondo Monetario Internacional (FMI)

En cierto modo, es la continuidad de la política monetaria llevada a cabo por el Banco Central en los últimos 13 años, apoyada en un manejo prudente del gasto público que no evitó, sin embargo, un mayor endeudamiento externo e interno que lleva a un incremento preocupante del déficit fiscal para los próximos ejercicios, hasta el punto que el Gobierno ya proyecta modificar la ley de responsabilidad fiscal, para permitir un saldo deficitario de hasta -2,5 por ciento del PIB (Producto Interno Bruto), dado que es muy difícil mantenerlo en el -1,5 por ciento actual.

Pero la mayor amenaza a la gobernabilidad se origina en la necesidad que tiene ahora HC y tendrá el Gobierno electo en 2018 de negociar eventualmente un modus vivendi con la oposición en el Congreso, ya que se estima que ninguna fuerza política obtendrá mayorías holgadas en ambas cámaras parlamentarias.

De cómo pacte HC con la disidencia colorada y con el resto de la oposición, dependerá finalmente el futuro de la estabilidad en el país, tanto económica como social.

Los partidos tradicionales tratarán de conservar sus espacios de poder, por lo cual sus internas del 17 de diciembre serán vitales, a tal punto que el no tratamiento del desbloqueo de las listas sábanas y la falta de aprobación de la ley de financiamiento político destinada a cortar la afluencia de dinero negro del narcotráfico, se constituyen en la demostración de que los liderazgos partidarios no desean avanzar en exceso hacia la plena vigencia de una amplia libertad del elector para pasar por encima de la digitación de las cúpulas partidarias.

Esta situación obligará necesariamente a Cartes a hacer lo que no quería hacer. Es decir, negociar con las cúpulas partidarias, incluyendo casi con seguridad a la misma ANR, en vista de las fugas de importantes capitostes de la dirigencia anteriormente adscriptos a Honor Colorado, como el vicepresidente Juan Afara y el titular de Diputados, Hugo Velázquez.

 

¿Un “delfín” desobediente?

Un presidente de la República inexperto políticamente pero obediente a sus dictados, es mucho mejor para HC que un posible “delfín” experimentado pero desobediente o, peor aún, traidor a sus designios. Sería la razón por la cual HC se inclinó por Santi Peña, y no lo hizo por Afara o Velázquez, que al menor amague de Cartes de inclinarse por otro candidato ya huyeron del barco oficialista, como confirmando el olfato de Horacio para presagiar traiciones.

La jugada del presidente tiene mucho que ver con su conocida animadversión hacia los políticos, y más aún si éstos intentan armarse de poder en el Parlamento, dejando de lado una posición proclive a mantenerse sumisos a la órdenes provenientes de Mburuvicha Roga y de los gerentes del Grupo Cartes.

El escaso entusiasmo de la dirigencia en la presentación de Peña a las bases no alienta a esperar una buena elección en diciembre, ante una fortalecida chapa anticartista que iría con candidatura única, por lo que HC estaría pensando todavía en elegir otra opción, con la idea de romper el frente disidente.

Si Afara está descartado porque HC ya se lo manifestó, no se puede pensar lo mismo de Velázquez, que hasta contaría con el aval de Estados Unidos y de Israel, países a los que fue unos días atrás, en ambos casos invitado por los dos gobiernos que lo habían tenido “fichado” hasta hace poco como ligado por amistad a exponentes de la colectividad árabe radicalizada de Ciudad del Este, que a su vez estarían cooptados por nada menos que la organización terrorista libanesa pro-iraní Hezbollah.

Pero el riesgo para HC de una candidatura como la de Velázquez es el vuelo propio que podría tener una vez sentado en la silla presidencial, lo que no augura ninguna seguridad para la continuidad de los negocios controlados por el Grupo Cartes.

Por el contrario, con un “delfín” desobediente, Horacio podría tener la certeza de que los días de bonanza de su grupo empresarial con el actual viento en popa de los negocios, podría revertirse en un vendaval contrario que provendría de la misma Justicia norteamericana, que mantiene como una espada de Damocles sobre el presidente una posible investigación de sus ligazones con el crimen organizado, los negocios turbios del narcotráfico y del contrabando de cigarrillos, que a través del lavado de dinero alimentan los canales de financiamiento del crimen organizado, y de éste al terrorismo internacional personificado en Hezbollah, según las fuentes de las agencias del Gobierno de Washington.

Mientras tanto, la falta de figuras nuevas en la oposición no colorada, hace suponer que la oferta cartista de Santi Peña podría ser carta de triunfo en un electorado ávido de votar en contra de la propuesta de la política tradicional.

 

Todo dependerá finalmente que el presidente logre aglutinar más adhesiones de dirigentes de base, ya sea por medio de sus abundantes recursos económicos en la interna, como con programas de gobierno aplicables con trasfondo social para las elecciones generales.

Leer 1041 veces
Modificado por última vez en Jueves, 25 Mayo 2017 09:28

EDICION IMPRESA