PLRA festeja gesta revolucionaria del 18 de octubre de 1891

Escrito por  Publicado en SUPLEMENTOS Jueves, 19 Octubre 2017 09:25
Valora este artículo
(0 votos)
PLRA festeja gesta revolucionaria del 18 de octubre de 1891 Liberales celebraron la gesta revolucionaria del 18 de octubre.

El Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) conmemoró el miércoles último un aniversario más de la gesta revolucionaria del 18 de octubre de 1891. El acto central de recordación se llevó a cabo, como todos los años, en el Panteón 18 de octubre, del cementerio La Recoleta.

 

El presidente del PLRA, Efraín Alegre, depositó una corona de laureles y luego pronunció un mensaje dirigido a sus correligionarios, en recordación de la gesta.

Las fiestas populares tuvieron lugar la noche de ese día en los diferentes comités políticos de todo el país, según informaron los referentes políticos.

Esta gesta revolucionaria cumple su 126 aniversario. Ese día los principales jefes partidarios protagonizaron un levantamiento en contra del gobierno colorado encabezado por Juan Gualberto González.

Entre los principales jefes del liberalismo se encontraba el presidente del Partido Liberal, mayor Eduardo Vera, quien murió en combate. También perdió la vida en aquel acontecimiento el diputado Facundo Machaín.

La gesta fracasó y el liberalismo paraguayo fue protagonista de otra revolución, esta vez en el año 1904 y con ello se dio inicio a un período prolongado de 30 años de gobierno de los liberales.

El Directorio del PLRA festeja todos los años esta fecha histórica que une a todos los sectores liberales.

 

Los sucesos de la gesta

Para los liberales la gesta de 1891 conmemora un acto de heroísmo protagonizado por los principales dirigentes liberales de ese año, acontecimiento que el liberalismo paraguayo recuerda como un acto de heroísmo y de protesta contra atropellos a la Constitución y las leyes vigentes.

El 18 de octubre el entonces dirigente del Centro Democrático (que luego pasaría a ser Partido Liberal) se reveló contra el Gobierno integrado por colorados, pero la gesta no los llevó al poder, que lo consiguieron recién en 1904.

Ese día el Partido organizó una insurrección popular contra el gobierno colorado del Presidente Juan Gualberto González, quien consideraba que había sido inducido por fraudes y violencia por parte del régimen de la época. Según un acuerdo pactado antes de las elecciones, el liberal Víctor Soler debía acceder a la vicepresidencia, lo que no se dio finalmente. Todo esto generó un malestar entre los Liberales. Creándose así un enfrentamiento entre Liberales y Colorados, que así el derrocamiento fracasaría.

Con operativos "bombapu" y fiestas populares, liberales recordaron que la Constitución de 1870 autorizaba a los ciudadanos a levantarse contra la tiranía, cuando esta se volvía insoportable. Así lo hicieron el 18 de octubre de 1891. La dirigencia actual señala que esa histórica fecha representó la utopía liberal, gobierno de las leyes, honestidad en el manejo de fondos públicos, concurso de los mejores para integrar poderes del Estado; libertad política y económica, defensa del Chaco frente a las primeras pretensiones bolivianas a la Región Occidental y plena vigencia de los derechos del hombre.

En la gesta de 1891 el liberalismo no logró el éxito, sirvió de precedente para la revolución de 1904, que elevó al Partido Liberal al gobierno. Con ello se dio inicio al periodo de gobernantes liberales como Cecilio Báez, Benigno Ferreira, Manuel Gondra, Eduardo Schaerer, Manuel Franco, Eligio Ayala, José P. Guggiari, Eusebio Ayala y José Félix Estigarribia.

 

Estatutos del Partido

Título 1: Declaraciones y fines. Art. 1°: El Partido Liberal Radical Auténtico declara: Que es genuinamente nacionalista y que su nacionalismo arraiga en la profunda admiración de la historia y el hombre paraguayo y en el cultivo de la tradición y los valores del patriotismo;

Que el respeto a la Constitución libremente adoptada por el pueblo paraguayo, y su leal aplicación, es deber inexcusable del Gobierno de los ciudadanos;

 

Que los gobiernos y ciudadanos que en procura de los fines políticos se aparten de las normas constitucionales, por ese hecho, se ponen fuera de su amparo y protección.

Leer 142 veces

EDICION IMPRESA