En congreso abordan superpoblación de abogados con mala formación

Escrito por  Publicado en SUPLEMENTOS Miércoles, 03 Agosto 2016 14:09
Valora este artículo
(0 votos)
En congreso abordan superpoblación de abogados con mala formación El primer congreso organizado por el Conap, desarrollado el 29 de julio pasado, contó con más de 200 participantes y tuvo disertantes de España, Brasil y Argentina.

ESPECIAL DÍA DEL ABOGADO

La superpoblación de abogados que existe en Paraguay afecta la calidad del servicio y va en contra de los intereses de los ciudadanos, sostuvo el doctor Óscar Paciello, durante el primer congreso organizado por el Consejo Nacional de Abogados del Paraguay (Conap).

 

Paciello fue uno de los disertantes del Congreso “La Abogacía en el Paraguay y Colegiación de la Profesión", que tuvo lugar en el Centro de Convenciones de la Conmebol.

El profesional refirió que es preocupante la cantidad de matriculados, que según los padrones superan los 60.000 profesionales y no existe un seguimiento que indique cuántos abogados están realmente en actividad. “Afecta aún más al ejercicio la mala formación en las universidades, no hay parámetros de calidad ni control sobre las unidades educativas, muchas de ellas de garaje”, aseguró el vicepresidente del Conap.

La abogacía no es una profesión de mercadeo, sino de conocimiento, remarcó Paciello. “Por eso hay que apuntar a legalizar la colegiación, de manera a que el trabajo esté controlado por los mismos colegas. Hay que garantizar que el servicio profesional de los abogados se desarrolle con conocimientos actualizados, con parámetros éticos de actuación y que esa situación conlleve una cierta seguridad en el resultado pretendido a favor de los ciudadanos”, concluyó.

En tanto que Roberto Busato, vicepresidente de la Unión Iberoamericana de Colegios y Agrupaciones de Abogados (UIBA), se mostró sorprendido de que en Sudamérica existen pocos países en donde la colegiación es obligatoria, y en tal sentido, acotó que desde el Consejo de Colegios y Órdenes de Abogados del Mercosur (Coadem) y la UIBA se está luchando para que los países consigan la colegiación de la profesión.

“La colegiación obligatoria confiere organización a la abogacía brasileña. Una organización impar, que ninguna otra profesión organizada posee en Brasil”, explicó el profesional, al referirse a la experiencia brasileña. “El beneficio social de esta inscripción obligatoria no es solo técnico; hay beneficio ético, una garantía de independencia de nuestra profesión. La Orden juzga a los profesionales faltosos, garantizándoles amplia defensa y el debido proceso legal. Su Estatuto es la ley federal, que la compromete no solo con cuestiones corporativas, sino también con cuestiones político-institucionales”, exclamó.

Según explicó, en Brasil la inscripción obligatoria permite tratar temas complejos, como la mala calidad de la enseñanza jurídica. “Hoy, en Brasil tenemos 1.269 cursos de Derecho, que forman decenas de miles de licenciados en Derecho; 120.251 graduados hicieron el examen de admisión a los cuadros de la Orden, de los cuales aprobaron el 21,19%. En la actualidad, hay 980.000 abogados inscriptos a la Orden en Brasil y en el próximo examen llegaremos a los 1.000.000 de abogados”, refirió el letrado.

El primer congreso organizado por el Conap contó con más de 200 participantes y tuvo disertantes de España, Brasil y Argentina. El evento se desarrolló en los días previos del Día del Abogado, que se celebra hoy, 1 de agosto, por lo que las autoridades señalaron que reunir a los profesionales en torno a un sano debate sobre la necesidad de la colegiación profesional es una buena manera de festejar y saludar a los profesionales y estrechar lazos siempre en pos de una mejora continua en el ejercicio de la abogacía.

 

Por último, José Alcaraz, presidente de Conap, insistió en que la formalización vía colegiación orientará el servicio de la profesión hacia un comportamiento más ético y eso ayudará a la calidad del trabajo. Sobre el punto, mencionó que ya existe un proyecto de ley encaminado en el Congreso Nacional, que está en proceso de ajustes, con lo que la expectativa podría concretarse próximamente.

San Alfonso María de Ligorio

 

es el patrono de los Abogados

Nació el 27 de setiembre de 1696, en Marianella, Italia, y fue el primero de ocho hermanos. Doctor en Derecho Civil y Canónico de la Universidad de Nápoles. Hijo de don José de Liguori y doña Ana Cavalieri. Fue Obispo, Doctor de la Iglesia por sus escritos sobre la moral. Fue fundador de la Congregación del Santísimo Redentor (los Redentoristas).

 

Cuenta la historia que en su profesión de abogado no perdió un solo pleito en 8 años, hasta que un día, después de su brillante defensa, en un juicio importante entre los Duques de Orsini y de Toscana, un documento demostró que él había apoyado (aunque sin saberlo), lo que era falso. Eso cambió su vida radicalmente y abandonó la profesión; no como una fuga del mundo, sino como una toma de conciencia en profundidad.

Fundó la Orden de los Redentoristas (1723) y se ordenó sacerdote (1726).

Falleció en la ciudad de Pagami (Italia), el 1 de agosto de 1787, a los 91 años. Beatificado por el papa Pío VII y canonizado por el papa Pío VIII en 1839.

San Alfonso María Empezó a estudiar jurisprudencia y a los 16 años recién cumplidos, por privilegio especial, pudo presentar en la Universidad de Nápoles el examen de doctorado en derecho civil y canónico.  

 

Código para abogados 

San Alfonso escribió unas normas para los abogados: 

- No aceptar nunca causas injustas, dado que son peligrosas para la conciencia y la dignidad propias.  

- No defender causa alguna con medios ilícitos.  

- No cargar sobre el cliente expensas inútiles; de lo contrario, deberás reembolsarle.  

- Defiende la causa de tu cliente con el mismo calor que si lo fuera tuya propia.  

- No es digno de elogio el abogado que se empeña en la defensa de causas superiores a su talento, a sus fuerzas y al tiempo de que dispone.  

- Ha de tener siempre muy presentes el abogado la justicia y la honradez y guardarlas como la pupila de los ojos.  

- El abogado que por su propio descuido pierde la causa, queda en deuda con su cliente y debe resarcirle todos los daños que le ha ocasionado.  

 

-En su informe debe  ser veraz, sincero y razonador.

AUSPICIANTES:

Leer 3277 veces

EDICION IMPRESA