Imprimir esta página

Increíble actuación de HC daña imagen-país ante inversionistas

Escrito por  Publicado en COMENTARIOS Jueves, 06 Abril 2017 09:57

 

Escribe: Luis Alen.

Una “cosa de locos” fue la actuación del Gobierno de Horacio Cartes el pasado fin de semana, al hacer coincidir -en su afán de apoderarse del poder total de la República-, la fatídica decisión de votar en el Congreso la enmienda para la reelección, con la realización del mayor evento económico americano de cada año como es la asamblea del BID (Banco Interamericano de Desarrollo), realizada en Asunción.

No se entiende qué le pasó por la mente a HC la semana pasada, cuando sabía que no le resultaría tan fácil burlarse de la ciudadanía al pretender, con todo desparpajo, nada menos que cambiar la Constitución en un apartado tan importante como el tema de la reelección, sin acudir primero a una Convención Constituyente, así como manda la misma Carta Magna.

Pero sus lacayos en el Senado y en Diputados estaban pletóricos de un llamativo entusiasmo, como si fueran monos bailando al sonido de bolsas llenas de monedas de plata, para complacer al nuevo amo del Paraguay que se presentaría a la crema de las finanzas y los negocios de América Latina, Estados Unidos, Canadá y el Caribe.

Pero el espectáculo circense fue al revés, porque no sólo se escenificó un verdadero sainete burlesco con el Senado paralelo cartista-luguista-llanista, sino que se produjo lo que no esperaba HC, como fue la violenta reacción ciudadana, que interpretó la jugada oficialista como un verdadero atropello a la Constitución, la cual en estos casos precisamente manda la revuelta contra los usurpadores, con cualquier medio al alcance de los ciudadanos.

El diálogo, un poco tarde

Ahora Horacio Cartes llamó a una mesa de diálogo, pero un poco tarde, cuando el daño a la imagen del país está hecho. ¿Le importa a HC el futuro de los 7 millones de paraguayos, que día a día trabajan o estudian para forjarse un mañana mejor?

Se puede afirmar sin dudarlo que sólo le interesa su futuro , el de su grupo de empresas y la cantidad mayor de negocios que pueda realizar su imperio multimillonario, a su vez edificado sobre acusaciones abundantes de oscuros procedimientos que no se compadecen precisamente de la transparencia y el sentido ético en las transacciones económicas.

En aras de ponerse bien ante su pueblo y ante la historia, Cartes debería acudir al diálogo con la Iglesia y las fuerzas políticas con el ánimo de ceder en sus pretensiones de reelección por la vía indebida de la enmienda. Esta actitud también servirá para revertir la pésima imagen de republiqueta bananera que volvió a dejar el Paraguay, por la falta de respeto a la Constitución.

 

Lo mismo se puede pedir de los políticos sin distinción de colores, para que acudan al diálogo con la mente puesta en el país. Es cierto que deben reclamarle a HC que ponga también en primer lugar la Constitución, pero los partidos tendrían que comprometerse en promover de una vez por todas un plan de desarrollo de largo plazo del país, como forma de mostrar al mundo y a los inversionistas en especial, que nuestra economía tiene un rumbo definido que no es afectado por los vaivenes políticos o electorales de cada cinco años.

Leer 509 veces